Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

domingo, 13 de febrero de 2011

Mejor el silencio


Puedo decir tantas cosas
y al mismo tiempo no decir nada,
mientras las palabras corren
hacia ningún lugar.

Yo trato de alcanzarlas
para que no se vayan de mi,
les digo que las necesito
para poder soñar en ti.

Que son mi única compañía,
mientras plasmadas en un papel
son ellas el grito de mi alma 
y de un corazón que aun ama.

Un grito que nadie escucha
en el silencio de la noche,
mientras con ellas puedo volar
a lugares que nadie conoce.

Lugares llenos de magia y alegría,
un lugar que solo existe en mi mente,
pero al escribirlo se vuelve realidad
aunque sea solo un instante.

Por eso corro tras de ellas
como queriendo alcanzar una estrella,
mientras me hundo en la tristeza
al saber que ya no volverá.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dime escritora quien habla y escribe, ¿Es el corazón de María o es su alma de poeta?
Me gustaría saberlo

Besos

Abzurdah Zenizientah © dijo...

Creo que ambas se juntas al momento de escribir, mientras juntas las palabras y yo solo me dedico a escribir lo que ellas me dictan.

Anónimo dijo...

Estos versos me dicen que es tu corazón quien habla, escribe y suspira por el amor que se fue.

"Por eso corro tras de ellas
como queriendo alcanzar una estrella,
mientras me hundo en la tristeza
al saber que ya no volverá"