Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

martes, 21 de junio de 2011

Camino a la felicidad


Te ignoro y tu me ignoras
cuando cruzamos la calle
pero es que nadie sabe
que en caminos diferentes
llegamos a un mismo lugar,
ese que nadie conoce
para encontrarnos nuevamente.

Ese lugar en que nos damos
esos besos que nos habíamos negado,
en este lugar desconocido
en el que cada día te digo que te amo
y que importa lo que nos diga la gente
si ellos no son capaces de reconocer
lo que es el verdadero amor.

Corre amor se nos hace tarde
tenemos que volver a nuestro hogar,
se que el tiempo pasa muy ligero
y no quisiera irme de aquí jamas.
Pero mañana sera otro día
para recorrer este camino nuevamente,
nuestro camino a la felicidad.

4 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...


Paso a disfrutar de estos bellos textos que enamoran el alma y adornan el corazón.

Llenando el día de sentimientos para quien tiene la oportunidad de leerlos y deleitarse con sus letras, que han sido dibujadas en armonía con la mente y el espíritu.

Un abrazo de sueños aquellos que a veces nos sorprenden en el camino...

María del Carmen

vampiros_iveth dijo...

me recuerda ala cita de dos amantes =) ...lindo poema que m ase recordas mis tiempos locos xDD
holaa !! espero k estes muy bien ;)

La Gata Coqueta dijo...


Dejate envolver por la bruma de la primer aurora y nunca te enojes, espera que fluya la calma en el interior del alma...Se duplica el ánimo y la melancolía se evaporará.

¡¡Feliz fin de semana para ti y todos los que te rodean!!

Un montón de besos multicolores!!

María del Carmen

La Gata Coqueta dijo...


Que tu sueño te acompañe
donde el corazón te quiera llevar
para sentirte dueño
de la ruta que cada mañana
vas a comenzar...

Y cuando cabalgues
sobre la espuma blanca
de un mar agitado
en los acantilados
del amanecer...

Dibuja una estrella
en el interior del alma
para abrazar la fantasía
del gorrión herido
que volando llego...
...a tocar el infinito.

Gracias!!
Por permitirme caminar a tu lado...

María del Carmen