Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

lunes, 12 de diciembre de 2011

El tiempo


El tiempo, que es el tiempo, 
es el silencio que nos acompaña,
el canto de un ave en la mañana,
un beso perdido en la almohada.

Ese beso que te quise dar,
ese te amo que grite con fuerza
con la esperanza que en la distancia
tu lo pudieras escuchar.

Es la estrella que brilla en lo alto
con la cual me comunico contigo
y le pido que te cuide cada noche
que no permita que te pase ningún mal.

Es el sol en la mañana
con quien te envío los buenos días
y un beso en tu mejilla
ese que yo no te puedo dar.

El tiempo es ese amigo y compañero
con el que disfruto en ti pensar,
es la flor que nace en invierno,
es el río que se niega a ser mar.

Es el calor de un abrazo en la distancia,
un beso que se lanza a la nada,
eres tu y también soy yo,
es la posibilidad de poderte amar.



1 comentario:

Alex Garcia dijo...

me gusto en particular este poema, describes a mi gusto la tragedia del tiempo, sigue escribiendo sigue retando al tiempo,

saludos.