Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

lunes, 31 de diciembre de 2012

Melodía en el mar


Puedo pasar horas sentada frente a mi ventana
mirando como pasa el tiempo y el silencio
mas no puede mi triste y solitario corazón
entre estrellas dejar de buscar deseos.

Ilusiones para cada día iluminar su cielo,
nunca te has preguntado por que son hermosas las rosas,
por que brilla el sol de día para morir al oscurecer,
son tantas preguntas que no logro comprender.

Veo un mundo tan único y tan mágico a la vez,
un mundo que se transforma muriendo cada noche
y renace nuevamente con un nuevo amanecer
mas que hago aquí yo no lo se.

Hay muchos caminos por donde andar
senderos que no se a donde llevaran,
me siento indefensa en este gran universo
pero no puedo dejar de admirar la belleza.

Quizás no existe un camino por el que andar
a ese que todos llaman destino ,
la vida es una melodía que disfrutar,
una melodía que se dibuja en la mar.

1 comentario:

yoquemebusco dijo...

Definitivamente no creo en el destino y este poema es una linda manera de expresarlo.


¡salú!

Lucía