Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

jueves, 28 de octubre de 2010

Beso


Solo un beso hace falta
para juntarnos de nuevo
con la misma pasión
que nos amamos ayer.

Un beso fugitivo
en busca de unos labios
que juraron un día
nunca ser separados.

Y hoy te tengo aquí
mirándome de frente
y un corazón acelerado
latiendo por ti nuevamente.

Me acerco hasta tu rostro
mientras el tiempo se detiene
por que no se si besarte
o esperar que tu me beses.

Por que tengo miedo
que solo este durmiendo
y al despertar descubrir
que a mi almohada solo beso.

6 comentarios:

Orlando Francisco Menéndez dijo...

Linda poesía, María.
Y ya que estamos en el tema...
... UN BESO MUY GRANDE PARA TI

Humberto Dib dijo...

Muy bonita tu poesía, María, te felicito.
Te sigo con mucho placer.
Besos.
Humberto.

Sir Bran dijo...

Si cuando se escribe... se utiliza la pasión... y se permiten interactuar a los deseos... lo escrito siempre es bello.
No te preocupes si despiertas... tu almohada estará encantada de ser la recptora de esos besos.

Saludos.

don vito dijo...

Hola María, que preciosidad, dulce armonía, muy bello, gracias, pasa buen viernes, un placer estar aquí, besos.

Crucecita † dijo...

re limda esa poesia <3 me gusta..
a mi me daria miedo despertar i saber
qe a mi almuada bezo u.u

(soi nantuh linita la del face)
beziitou vida n.n

Patty dijo...

Que hermoso final tiene tu poema. Me encantó. Gracias por tu visita y por permitirme leerte.

Besos.