Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

jueves, 14 de octubre de 2010

SUEÑOS MUERTOS



Nado entre los versos
de un poeta soñador,
ahogandome en los ríos 
de la triste desilusión.

sueños que no llegan a nada
y mueren antes de nacer,
mientras la esperanza
vive esperando el amanecer.

en esta noche oscura,
que no ve salir el sol
y la luna que se oculta
para no sentir mas dolor.

de que sirven las ilusiones
que no se hacen realidad
si los sueños mueren de tristeza
al ver su triste realidad.

2 comentarios:

Edén González dijo...

Hermoso!!!!

Orlando Francisco Menéndez dijo...

Querida amiga María:
Es una poesía con un sentimiento muy sublime.
Te felicito y te mando un beso.