Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

domingo, 9 de enero de 2011

Triste historia de una princesa


Ser perfecta, el sueño que ella anhelaba
que todos la miraran a ella al pasar
que dijeran, oh que chica tan bella,
nunca había conocido otra igual.

Como en una obra de teatro
ser ella la protagonista
de una historia sin final
que ella misma escribiría.

Y así pasaban los días
con una meta en su cabeza
y un sueño tan absurdo
que se alejaba cada vez mas.

Por que quería ser una princesa
y solo fue una cenicienta
que vivió por un sueño
y murió en la soledad.

4 comentarios:

Edén González dijo...

Hermoso, refleja, el sentir de todas las princesas !!!

sanamia dijo...

oooooooooo Dios Maria q increible, me re-llego,no encuentro palabras pra describir lo q crearte :)
WoOOOOOAAAAAAAA!!!!!!!!!!
BEsos

cien veces no debo dijo...

Peor mueren otras.. eso te lo aseguro ;)
Besos

An. dijo...

Hermoso amiga....
muy lindo de verdad asi es como yo me siento