Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

martes, 25 de enero de 2011

Soñando contigo


Esta noche soné contigo,
un sueño tan real,
te sentía tan cerca mio
que hasta tu respiración
junto a mi oído podía escuchar.

Tu voz tierna y dulce
que me decía que me amaba,
mientras con ternura me besaba
con sus labios, sabor a dulce,
con su boca, apasionada.

Te sentía tan mío
y me sentí tan tuya
que parecía que el tiempo
se había detenido,
para hacerlo eternamente mio.

Tus manos en mi cuerpo,
tu cuerpo junto al mio
amándonos con locura
a escondidos de todos,
a escondidos del mundo.

La noche nos miraba
mientras nuestros labios
un largo beso se daban,
de esos que cortan la respiración,
los que darte a ti quiero.

2 comentarios:

Orlando Francisco Menéndez dijo...

María: Una bella poesía de algo tán íntimo. Te felicito.

este dijo...

¡Hola!
Acá he pasado. Me gusta.
Elegí este, porque el domingo me paso de soñar así...solo que de día.
¡Besotes!