Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

miércoles, 6 de marzo de 2013

Regálame


Regálame un sueño
escrito en la arena,
una rosa marchita
de un triste jardín
Pero que tus labios
jamás digan adiós
por que mi corazón
no aguantaría ese dolor
de quererte y no tenerte.

3 comentarios:

Gerard foz bosch dijo...

me gusta muchísimo este poema contundente y preciso.
me gusta como tus palabras cobran vida y bailan con mis sentidos
enamorándolos con su gracia.

shantal dijo...

Sencillo pero con claro mensaje el poema amiga,el dolor que deja un amor dura siempre que aunque el tiempo lo atenue,besitos Abzurdah

yoquemebusco dijo...

Muy lindo, me gusta que sea corto pero diga todo lo que tiene que decir.


¡salú!

Lucía