Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

lunes, 14 de noviembre de 2011

Reflejo en mi espejo


En el reflejo de mi espejo
veo a una desconocida
con lágrimas en sus ojos
y con su mirada perdida.

Me miraba con tristeza,
parecía que sufría
trate de calmar su dolor
pero como no sabia.

Desee abrazarla muy fuerte
para calmar su llanto
regalarle una ilusión
y un sueño por que luchar.

Mas tan solo la observaba
mientras la sentía tan lejos de mi
como si entre ella y yo
hubiera una gran distancia.

Escuchaba su llanto
cada vez con mas fuerza
podía sentir su dolor 
podía sentir el vacío de su corazón.

Y en acto de desesperación
acerque mis manos a mi rostro
entonces fue que descubrí
que la que lloraba era yo.




3 comentarios:

Orlando Francisco Menéndez dijo...

Muy sentida. Muy profunda.

El Poeta Maldito dijo...

Ser nuestro propio desconocido.

Muy bueno.

yoquemebusco dijo...

Sentido y conciso, eso parece ser un sello en tus poemas.

¡salú!

Lucía