Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

miércoles, 20 de junio de 2012

Sueños perdidos


Las lágrimas en mi rostro
me acompañan esta noche,
una noche oscura sin luna
en la que te quisiera junto a mi.

Añoro un abrazo, un te quiero,
saber lo especial que soy para ti,
que me susurres al oído
que nunca te iras de aquí.

Me leas un cuento, una historia
de esas con final feliz
acurrucada junto a tu pecho
escuchando tu corazón latir.

Luego dormir en tus brazos
sin temor a nada
por que al despertar mañana
se que estarás allí.


2 comentarios:

Orlando Francisco Menéndez dijo...

¡Qué lindo lo que escribiste!
Mis cariños desde Mar del Plata.

yoquemebusco dijo...

Que preciosas palabras.

¡salú!

Lucía