Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

domingo, 12 de diciembre de 2010

Mis estrellas


Las estrellas en el cielo
me acompañan en las noches
ellas conocen mis secretos
de tristeza y de amor.

Son mis confidentes
en mis noches de soledad
solo ellas saben
cuanto te llegue a amar.

Aunque un amor prohíbido
y también un amor fugaz
a escondidas en las noches
para podernos amar.

En noches como esta
cuando brillan las estrellas
cuanto amor en esta cama
en la que estoy solo yo.

Y quizás hoy solo sean
recuerdos de mi corazón
pero cuanto amor hubo,
en verdad, mucho amor.

1 comentario:

Marcos Dreamer dijo...

Que bonito... jo la verdad es que tu poema tiene razón, porque es cierto que siempre hay amores que dejan huellas y siempre se quedan ahí y qué dificil es olvidar.