Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

domingo, 26 de enero de 2014

Una y mil veces


Una y mil veces escribí tu nombre junto al mío,
creyendo que así nunca te perdería,
creyendo que así seria solo mío tu amor,
un amor que creí era puro y sincero.

Te clavaste en mis venas y en mi piel,
cada centímetro de mi te pertenece,
somos juntos tal cual mar y arena,
como las flores y la primavera.

Sin quererlo te quedaste en mi,
aunque yo en ti ya no sea nada,
el tiempo borro los lazos que nos unían
y ahora entre tu y yo solo hay distancia.

Mas eso no arrebata de mi este amor,
tan sincero que nace de mi alma,
no necesito que me des razones para adorarte
por que lo hago desde la primera vez
que tus ojos se cruzaron con los míos.

2 comentarios:

Hanna Xesco dijo...

Has escrito un poema muy sentido y bonito. Besos

Hanna Xesco dijo...

Cuanto amor expresado en tus letras,, precioso,
Besos