Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

miércoles, 8 de mayo de 2013

Dime cuando


Mi mente llena de recuerdos solo grita tu nombre
y mi corazón se acelera con cada pensamiento en ti,
te convertiste en mi todo y en razón de existir
mas hoy que has marchado dame una razón para vivir.

Dime que hago aquí si ya tu no estas conmigo,
por que escribo versos de un amor sin sentido, 
un amor que entre mis brazos vi morir
y ya no queda nada de lo que un día fui.

Por ti lo di todo olvidándome de mi,
siendo solo tu el centro de mi existir,
que olvide como fue un día la vida 
cuando tu no estabas aquí.

Ahora me dices que no este triste tras tu partida
que encontrare a alguien que me brindara su amor,
ese amor que merezco y comprender no puedo
cuando fue que a ti te deje de merecer.

4 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...



Nunca estamos solos
cuando sabemos
que ocupamos
un lugar, en el
corazón del amigo.


Quisiera que la belleza
de esta tarde del miércoles,
conquistará una sonrisa
en la cornisa del viento
para ti!!


Un abrazo de violetas
y un beso de poetas.

Atte.
María Del Carmen



shantal dijo...

Bonitos versos Maria,al principio duele pero con el tiempo te das cuenta que es lo mejor que te ha pasado, no merece la pena darlo todo por alguién que no corresponde.Un placer pasar por tu espacio amiga,besitos

Isaías Medina López dijo...

El tiempo cura las heridas o las puede hacer aún más dolorosas. Mientras el tiempo pasa nos quedamos con este poema lleno de intensidad. Te dejamos nuestros saludos desde los Llanos de Cojedes, Venezuela.

Jimena Arbulú dijo...

Muy intenso tu poema María. Todos sabemos que el tiempo cura todas las heridas, pero también sabemos que los procesos son duros. Creo que más allá de todas las circunstancias, debemos atesorar cada instante como se nos concedió, porque sin dudas, algo increíblemente bueno nos dejó. Un saludo cariñoso.