Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

martes, 14 de mayo de 2013

Carta a ti


Tu, quien eres tu, chica tonta
las que en mis versos escribe su firma,
robando las creaciones de mi alma
por que la de ella esta totalmente vacía.

Vivimos la misma soledad, pero yo
soy la artista que las convierte en rima,
tu solo lloras tu tristeza en las esquinas
mientras mendigas un poco de amor.

Si te amaras tu primero comprenderías
que tu valor esta en ti misma
y no en lo que los demás digan,
pero contigo son palabras perdidas.

Eres falsa sonrisa de sociedad,
mientras yo río de felicidad
cada mañana con el canto de las aves,
cada noche con las estrellas y la luna.

Somos tan iguales y tan distintas,
compartimos un mismo cuerpo
mas no una misma fantasía,
una distinta razón en la vida.

Tu quieres ser grande 
mas no logras comprender
que en las cosas sencillas
son las que dan verdadera alegría.

2 comentarios:

yoquemebusco dijo...

Adoré este poema. Me encanta cómo juega con el doble sentido de ser la escritora y no serlo.

¡salú!

Lucía

Francisco del Río dijo...

Hermosos versos Maria y un consejo haz caso a tu yo artístico.
Un abrazo.