Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

sábado, 22 de junio de 2013

Una copa vacía


Hay una copa vacía en mi ventana
guarda besos de una noche de amor,
los bebo cada que pienso en ti
ya que solo eso dejaste tras tu adiós.

Ya no importa cuanto duela este vació,
de mi corazón tal este copa que tengo
si con desearlo no volverás a mi
ni me dirás de nuevo tus te quiero.

Si, con eso se conformaría mi corazón,
no exijo un te amo en este momento,
por que se que ya no sientes por mi eso
que un día decías que seria eterno.

Solo han sido cuatro meses sin ti,
pero tu ausencia vuelve el tiempo eterno,
y la eternidad se convierte en tortura
cuando tu no estas junto a mi.

Hoy vuelvo a alzar la copa en mi mano
por la verdad y por el amor,
por que mi verdad siempre serás tu
y el amor de mi vida aunque tengas ya dueño.

1 comentario:

Francisco J. Ortega dijo...

Bonitos versos María!!
E l alma y el corazón tardan un tiempo en volver a reconstruirse, pero al final sanan...
Un abrazo!!