Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

viernes, 28 de junio de 2013

Dime


Ya se que te cansan estas palabras
cuando digo que será la ultima vez
que mis versos serán para ella,
la innombrable, la que ya olvide.

Mas tu y yo comprendemos
que mientras mas trato de olvidar
no puedo, mi corazón se niega
a borrar todos esos recuerdos.

Donde verla reír era mi alegría,
donde sus sueños eran los míos,
y nuestros labios al unirse podían
hacer que se detuviera el tiempo.

Tus palabras ya no bastan
para calmar mis ansias, mis deseos,
de correr a sus brazos de nuevo
aunque vuelva a traicionarme otra vez.

Si hubieras visto lo mismo que yo
sentirías esto que yo siento,
cuando en su rostro una sonrisa se dibuja
y sus ojos brillan cual luceros.

Esos ojos marrón que me enloquecen,
que me roban suspiros en el viento,
dime si alguna vez sentiste esto,
si alguna vez sentiste amor verdadero.

2 comentarios:

Orlando Francisco Menéndez dijo...

Hola, amiga María Tirado.
Es muy lindo ver que sigues escribiendo buenos poemas. Te felicito y te envío mis cariños desde Mar del Plata.

Francisco J. Ortega dijo...

Unos versos muy bonitos Maria sobre el amor verdadero que se desprenden de estos versos tan sentidos. Me gustó mucho. Saludos