Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

miércoles, 24 de abril de 2013

Mirando las estrellas


Miro a las estrellas como tantas noches
en las que pensaba solamente en ti,
hoy miro mi pasado con tristeza
y siento tanta pena de mi.

Por que por ti lo hice todo y ahora
ya nada me queda si no estas aquí,
solo las cartas que te escribí un día
que bajo mi almohada me hacen compañía.

Siento pena de mi no por amarte,
no me arrepiento del amor que te sentí,
sino por que mientras estuve contigo
me olvide por completo de mi.

Mas hoy limpio mis lágrimas 
para que no me veas mas llorar
y lleno mi maleta de nuestras alegrías,
de esos momentos que me hacían suspirar.

Te dejo todo lo demás por no se
que podría hacer con los besos que nos dimos,
o con la flor marchita que me diste ayer,
puedes con ellos hacer lo que quieras.

Mas recuerda que junto a ellos una vez
nos prometimos un amor eterno,
aunque se que la eternidad es solo un sueño
y la realidad es que ya no te tengo.


2 comentarios:

Unknown dijo...

Muy sensible y triste a la vez. Es muy dificil decir adios, pero despues de cada fin, hay que tener la esperanza de que empezaremos un nuevo comienzo y esta vez será todo asi que como soñamos.
Un saludo.

Luján Fraix dijo...

Gracias por venir a mi blog y por tus palabras tan cálidas, tan verdaderas...

Es bello encontrar el amor, el único, el que será para siempre.

Precioso poema, de los que me gustan bien melancólicos. Hay que esperar porque todo llega en la vida y se encuentra ese sentimiento mágico y justo para uno que nos hace sentir amadas.

Besos
Nos seguimos leyendo.