Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

sábado, 20 de julio de 2013

Vi morir el amor


Ayer, fue ayer cuando todo paso
la triste noche que marco el final
de una historia de amor que pensé eterna,
de esa historia que tan mía y tan ajena.

Caminando por las frías calles de la soledad
y hacia el quise correr con desesperación,
grite detente pero el no me escucho,
mientras lo veía desaparecer en la oscuridad.

Esa noche fue que vi morir el amor,
el viento de un triste invierno se lo llevo
dejando vacíos estos brazos
que anhelan tanto su calor.

Ahora escucho canciones que fueron de los dos
sentada junto al teléfono ansiando tu llamada,
o un mensaje que me digas que sigo siendo yo
a quien amas, a quien cada atardecer extrañas.

1 comentario:

Unknown dijo...

Que triste, creo que todos sentimos ese dolor cuando se va el amor, cuando ya no sentimos mas ese calor que una vez nos cubría, dejandonos congelar en el invierno que entra en nuestra vida. Me gustó mucho tu poema, pude sentir muy bien la tristeza y, al final, la esperanza de que tal vez...llame y vuelva... porque la esperanza muere última.
Un abrazo!