Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

martes, 30 de julio de 2013

Vuela


Mi corazón no te exige un te amo
ni siquiera una noche sobre mi cama
tan solo espera de ti un te quiero,
o simplemente tu tierna mirada.

No quiero cortarte tus alas
al amarrarte a mis noches vacías,
quiero verte volar como golondrina
por ya yo no poder volar contigo.

En ti miro la ilusión de cada día
en la sonrisa que se dibuja en tu cara,
y pienso que la vida es bella
por brindarme la oportunidad de haberte visto.

Mientras cantas en el viento
dulce música que me enamoraba,
flor de primavera que llenas de aroma
este suelo donde ya no florece nada.

Mas aunque me duela te dejo libre,
para que vueles hasta las nubes,
no te amarres este triste lugar
donde ya no quedan esperanzas.

Vuela, vuela muy lejos amor
aunque tu ausencia mate mi alma,
yo seré como una ola de la mar
para llegar siempre a tu llamada.

1 comentario:

Unknown dijo...

¡que bonito! A veces tenemos que dejarle ir, pero nuestro corazón se va con él...
Un abrazo, amiga!