Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

jueves, 29 de agosto de 2013

En el silencio


Las noches huelen a ausencia
mis manos añoran tu cuerpo,
pensarte cada noche es poco 
nunca comprenderías este sentimiento.

Que nace y muere en el viento,
anhelando a cada instante tu llegar
se me van las horas y la vida,
pasos que no me llevan a ningún lugar.

Que mas puedo decirte si un te amo
te parece algo tan insignificante,
mujer de sueños lejanos
de los que yo nunca fui parte.

Mas pronuncio esas palabras
que no puedo seguir guardando
un te amo tan mio y tan extraño,
es mi voz que muere en el silencio.

2 comentarios:

Sandra Bar dijo...

Un poema muy melancolico, pero muy lindo. Un saludo.

Hanna Xesco dijo...

En el silencio se habla con el corazón.
Nostalgico y bello. Besos