Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

lunes, 19 de agosto de 2013

Sombra del pasado


Una sombra en mi puerta me observa
ella es el recuerdo de una historia pasada,
sueños que abandoné sin siquiera intentar,
en una copa vacía ahogué mis esperanzas.

La miro por que sé que me observa también
reclamándome los por qué y yo no sé
que debo decirle en este instante,
tenía tanto miedo de fracasar otra vez.

El pedirle perdón esta vez no sirve de nada,
sé que no lo merezco escuchar esas palabras,
tu mirada en el silencio es mi eterno castigo
mientras lucho día a día contra mis fantasmas.

Ódiame o destrózame en este instante
mas no sigas mirándome sin decir nada
que el silencio puede ser el peor enemigo
que va destrozando lentamente esta alma.

Mas sigues allí pues sabes que te necesito
eres esa dulce tortura que me dice que sigo viva
a pesar de la oscuridad que aquí nos rodea,
y de que el sol se niegue a asomarse a mi ventana.

1 comentario:

Hanna Xesco dijo...

Muy profundo y triste, pero el sol saldrá nuevamente.