Me instalé en el Monte y cesaron los cuidados:
ya no ocupan mi mente pensamientos vanos;
más libre que las rocas donde inscribo versos,
me doy, cual barco sin amarras, a los hados.

Hanshan

sábado, 6 de noviembre de 2010

Mar

Dicen que el mar se lleva todo
cuando arrastra sus olas;
las tristezas y las alegrías,
las lágrimas y las risas.

Yo le deposite mis lágrimas
y me senté en la arena
a esperar que se llevara
todas mis tristezas.

Pero mientras le daba
mas lo acercaba a mi
y descubrí entonces
que solo escoge lo que quiere.

2 comentarios:

Lobadiz dijo...

En realidad solo se lleva lo que nuestro corazón le deja que se lleve...

:)

merche dijo...

GRACIAS, ME GUARDO EL ENLACE. Y TE INVITO A ESCRIBIR EN MUJERES KEBUSKAN, SI TE APETECE ENVÍA UN MAIL A kebuskasblog@gmail.com

besos

Merche